menu

viernes, 9 de marzo de 2012

EL ADN, UN ARMA LETAL PARA LOS 'HACKERS' DEL FUTURO


Los más siniestros hackers del futuro podrían apuntar directamente contra el cerebro de las personas y su comportamiento a través de la genética. Expertos advierten que pronto llegará el día en el que criminales y bioterroristas encuentren nuevos agujeros de seguridad, no en equipos tecnológicos, sino en sistemas biológicos del cuerpo humano.
Algunos futurólogos (en referencia al estudio que aplica el método científico para tratar de averguar hasta qué niveles llegará el conocimiento humano) creen que tarde o temprano (los especialistas hablan de unos 10 años) las 'impresoras de ADN' se convertirán en equipos domésticos tan convencionales como las de papel y servirán para 'imprimir', por ejemplo, fármacos genéticos, buscando programas de patrones en Internet o bajándolos a los teléfonos inteligentes como aplicaciones.
Pero esto podria ocacionar que se divulgue en las redes sociales programas falsos para crear patrones genéticos de terribles enfermedades esparciendo biotoxinas que podrían dañar a un gran numero de personas.
Cada vez desciende más el coste de la ingeniería genética y lo que anteriormente estaba estrictamente regulado, ahora cae en manos de aficionados: es posible que pronto los smartphones estén equipados con descodificadores de genoma, ya que las investigaciones biologicas no son el privilegio de circulo cerrado de académicos.
El experto Andrew Hessel afirma que la biología sintética se desarrollará más rápido que la tecnología informática, y entonces prácticamente todo el mundo podrá “jugar a ser Dios”, haciendo reales los sueños y las pesadillas de muchos. Para Hessel, lo más terrible es que en este mundo nuevo, con las células como computadoras y los virus como software, se podría penetrar en los sistemas biológicos y manipularlos como hoy hacen los hackers informáticos con las máquinas.
Algunos expertos amenazan con que los bioterroristas podrían utilizar sus armas no solo para desencadenar brotes de infecciones, sino para atacar a las personas individualmente, creando un virus “a su medida”. Entonces, se necesitarán sistemas de protección del mismo modo que actualmente utilizamos software antivirus y antipirata. Sin embargo, si en los peores casos en informática se puede reformatear el disco duro para deshacerse de un programa nocivo, todavía es imposible hacer algo parecido con nuestro genoma.
Marc Goodman, futurólogo y experto en seguridad, opina que la biología sintética abre el camino a nuevas formas de un bioterrorismo que crearía toxinas nunca vistas en la naturaleza, que además serían muy difíciles de detectar, porque estarían adaptadas biológicamente a sus potenciales víctimas. El especialista dice que la amenaza de bioterrorismo está todavía infravalorada, pero crece de manera exponencial. 

No hay comentarios: